Categories
Uncategorized

Es posible el manifiesto de la consultoria?

Los posts de Mario (Nodos en la Red), son mentalmente estimulantes, y tras leer Agregar e Integrar no paro de dar vueltas a las ideas que expone; llevo unos días cruzándolas y combinándolas, con otras, con la propia experiencia…
… Por un lado están los mitos de las grandes firmas de consultoría, de attrezzo esmerado, que usan clientes como medio de crecimiento y subsistencia….
… Por otro lado, talento que busca escenarios adecuados para desarrollarse, empujado por la motivación intrínseca que apuntaba Brooks sobre los programadores “natos”: trabajar por el gusto de hacerlo y para resultar útil a los demás. Profesionales para los que su propio crecimiento no es el fin, sino la consecuencia del auténtico objetivo: el éxito del cliente. Un par de ejemplos:

El proyecto de Julen Iturbe: Coalición de Consultores.
“Nadie tiene que perseguir una facturación conjunta, nadie tiene que perseguir objetivos de tu equipo de indios de diferentes rangos, nadie va a preguntarte por qué esta mañana has ido al monte en vez de hacer una reunión de trabajo. Nadie exige hacia tus adentros. Sólo nos exigimos ante el cliente.”

O el de Alfonso Romay: Personal MBA en español
“El objetivo último es la creación de una comunidad esencialmente voluntaria y autoorganizada, que trabaje de forma eficiente, creativa e innovadora en el desarrollo de contenidos MBA de calidad.”

La situación no es la misma, pero me recuerda a la que desencadenó el Manifiesto Ágil en el ámbio del desarrollo de software: Por un lado pesos pesados evangelizando al sector con sus modelos de procesos, y por otro un grupo de profesionales que aprovecharon la capacidad de la comunicación en red para dar a conocer su políticamente incorrecta opinión: “Estamos descubriendo mejores formas de desarrollar software y de ayudar a otros a que lo desarrollen…”
Y eso que no aborrecían a los modelos formales por trápalas, sino por impropios para según que proyectos.

Lo poco de consultoría que sé, se ciñe al desarrollo de software y a las experiencias que he tenido como cliente (de poner los pelos de punta); por eso no me atrevo a decirlo, pero ganas no me faltan de preguntároslo: Mario, Julen, Alfonso… ¿No está haciendo falta un Manifiesto ágil xxxxxx para la consultoría?.

Vosotros conocéis mejor este entorno y quizá no es posible el paralelismo que yo veo: a los proyectos que surgen desde inquietudes profesionales y pequeñas empresas como el Scrum, Extreme Programming, PP, FDD, etc. del campo del software. Son variedad, pero comparten un denominador común que les puede dar mayor identidad.
El campo es muy amplio (estrategia, marketing, formación, procesos…) y las motivaciones y formas de pensar de nuestra condición humana también; por eso imaginar una integración de los pequeños esfuerzos individuales en una única forma, aparte de utópico, no sería bueno. Sin duda es mejor la diversidad. Pero el denominador común existe. ¿Por qué no delimitarlo, definirlo y manifestarlo para dotar a la cola en su conjunto de la dimensión de identidad que realmente tiene. De la fortaleza y reconocimiento que se merece para desenvolverse frente a la maquinaria de luces de neón de la cabeza?.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *